Bardenas Reales de NavarraComunidad de BardenasParque NaturalReserva de la BiosferaTurismo y ServiciosInformación Activa
 
 

 

En portada
Asociación
    - Acuerdos Junta Directiva  
    - Junta Directiva  
    - Centro Cinegético  
    - En la prensa  
Caza
    - Noticias de caza  
    - Artículos  
    - Nuevo cazador  
    - Enlaces  
    - AVISO DE BATIDAS  
Pesca
   

- Noticias de pesca

 
   

- Taller del pescador

 
   

- Enlaces

 
Galería de fotos
Descargas
    - Acceso socios  
    - Nuevo socio  
    - Notificaciones  

 

 

 

 
   
 
En portadaAsociaciónCazaPescaDescargasIniciar

El tigre abatido que encontró la Guardia Civil en una finca de Monterrubio de la Serena en Badajoz. EFE/DDNLocalizan en Extremadura un coto de caza con tigres y leones

08/12/2005¬La Guardia Civil detuvo al responsable de la finca y a otras seis personas.

La Guardia Civil detuvo al responsable de la finca y a otras seis personas, algunas de ellas cazadores Los agentes sospechan que en el lugar podrían haber sido abatidos leones, tigres, lobos y linces

 

Decenas de agentes de la Guardia Civil detuvieron el pasado sábado al menos a siete personas que fueron sorprendidas en una finca de Monterrubio de la Serena donde, según todos los indicios, podría estarse celebrando un safari ilegal al que habían sido llevados varios leones y tigres.

 

A falta de confirmación oficial, fuentes policiales corroboraron que esta importante operación tuvo lugar durante todo el sábado y que permitió desmantelar una actividad ilícita que tendría como fin poner al alcance de cazadores sin escrúpulos distintas especies de animales salvajes o protegidos como leones, tigres, linces y lobos.

 

Coto Sierra del Oro

 

Aunque la Guardia Civil no ha ofrecido dato alguno, en Peraleda del Zaucejo y la vecina localidad de Monterrubio de la Serena es un secreto a voces que los agentes de la Benemérita desembarcaron el sábado en un coto emplazado en la Sierra del Oro para llevar a cabo una operación de alto calado. En concreto, podría tratarse del Coto Sierra del Oro, que está en la finca llamada Lunares.

 

Vecinos consultados por HOY han llegado a asegurar que en el dispositivo de vigilancia llegaron a participar hasta 20 dotaciones de agentes, un despliegue inusitado que da fe de la importancia de la operación realizada.

 

Según ha trascendido ahora, hace unos 15 o 20 días en una cadena de radio que emite a nivel nacional se habló de una finca de Monterrubio de la Serena que facilitaba, previo encargo, la caza de cualquier especie animal.

 

Aquella información, que pasó desapercibida para los no iniciados, podría haber encendido o reavivado la mecha de la investigación que el pasado sábado concluyó con la detención de al menos siete personas, una de ellas menor de edad.

 

Todos ellos fueron llevados al Juzgado de Castuera, que se hizo cargo de las investigaciones de este inusual caso de safari ilegal.

 

Además de los arrestos, la Guardia Civil también realizó varios registros en la finca y en las propiedades que el responsable del coto tiene en Monterrubio de la Serena, con el fin de obtener pruebas que avalaran las sospechas de que ese tipo de caza prohibida se practicaba realmente en el coto investigado.

 

Cuántos animales había en la finca todavía es una incógnita, pero sí parece confirmado que al menos había un león y dos tigres, uno de ellos ya abatido.

 

En el pueblo también corre el rumor de que fue encontrado un foso con huesos que podrían pertenecer a lobos, una especie animal protegida que sólo puede cazarse en algunas zonas del norte de España cuando ponen en peligro al ganado.

 

Esa misma protección incluye al lince, otra de las especies que, según se sospecha, podría haberse utilizado en las cacerías organizadas en esta localidad del sur de Extremadura, aunque estos dos últimos datos están pendientes de confirmación.

 

Animales salvajes

 

Todo ello se completaría con dos tigres y un león, especies animales que en España sólo viven en cautividad, ya sea en zoológicos o en circos. Por eso se sospecha que el traslado a la finca tenía como fin último ponerlos a disposición de cazadores que estuvieran dispuestos a pagar una fuerte suma económica por abatir los animales, fotografiarse con la pieza y llevarse los trofeos (cabeza, pezuñas, piel...).

 

Hasta el momento no se sabe qué cantidad podrían haber pagado por tener a su disposición estas especies ilegales, pero todo hace suponer que se trataría de una cifra importante, ya que en la zona se ha comentado que la caza de un lobo ronda los 24.000 euros, posiblemente muy por debajo del tigre y el león.

 

Lo que no acaban de explicarse los vecinos de Monterrubio de la Serena es la técnica que se empleaba para evitar que los animales salvajes escaparan del coto. Algunos expertos han asegurado que lo habitual es depositarlos en una especie de corralón o nave donde fuese sencillo abatirlo sin riesgos de que escapase.

 

La Guardia Civil deberá confirmar durante los próximos días si la cifra de siete detenidos se corresponde con la operación realizada, aunque se presume que los arrestados serían el responsable del coto, un familiar suyo, algún guarda y varias personas más que se encontraban allí, seguramente cazadores.

 

Todos ellos fueron llevados al Juzgado de Castuera y se decretó su puesta en libertad hasta la celebración del juicio.

 

Otras fuentes han explicado que el propietario del coto de caza es responsable de al menos otros dos espacios dedicados a la caza y que tenía una gran experiencia en la organización de cacerías tanto dentro como fuera de Extremadura.

 

[hoydigital.es / 081205]

 



 
     
   
 
C/San Marcial 19, Tudela (Navarra) Tfno: 629 53 32 72 Correo electrónico: ascapebar@bardenasreales.es