Bardenas Reales de NavarraComunidad de BardenasParque NaturalReserva de la BiosferaTurismo y ServiciosInformación Activa
 
 
   
 
Novedades
 
 
    Inicio
    Actualidad
    El Presidente
    Org. Administrativa
    Notificaciones oficiales
    Entrevistas
 
   
   
     

 

 

 

 

 

   
   
 
04/11/2013 - ACTUALIDAD
Nueva reglamentación para la alimentación de aves necrófagas en Navarra
Se incrementan los puntos en los que se pueden depositar cadáveres de determinadas especies y se permite a los ganaderos que lo hagan directamente, evitando así la contratación de seguros.
  Aves necrófagas en Navarra: alimoche común, quebrantahuesos, buitre leonado y milano real (de ar. a ab. y de iz. a dcha). GN

El permiso para alimentar aves necrófagas con animales muertos ahorrará 373.000 €/año a los ganaderos navarros.

La nueva normativa elaborada por el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración local para facilitar la alimentación de las especies de aves necrófagas de interés comunitario (buitre leonado, alimoche, quebrantahuesos y milano real) con animales muertos permitirá un ahorro a los ganaderos navarros de más de 373.000 euros, ya que no necesitarán contratar seguros para deshacerse de los animales muertos en sus explotaciones.

Con ello, Navarra desarrolla y adapta los cambios introducidos en las normativas europeas y estatales en materia de protección y conservación de este tipo de animales.

La nueva orden foral va a incrementar y a diversificar los puntos de alimentación de dichas especies, al tiempo que va a permitir que los ganaderos puedan depositar directamente en ellos cadáveres de determinadas especies de ganadería extensiva, de forma controlada y respetando en todo caso las normas de seguridad sanitaria y alimentaria, y sin que, por tanto, deban contratar un seguro de retirada de animales como hasta ahora.

De acuerdo con la propuesta del Gobierno, presentada hoy en rueda de prensa por el consejero José Javier Esparza, en Navarra se van a aplicar dos herramientas: la creación de una amplia Zona de Protección para la Alimentación de Aves Necrófagas (ZPAEN) en la que los ganaderos podrán dar de alta sus explotaciones para poder depositar cadáveres en ellas, y la creación y mantenimiento de muladares colectivos.

Esparza ha explicado que la nueva regulación va conllevar beneficios tanto desde el punto de vista del medioambiente, gracias a la mejora del estado de conservación de las aves necrófagas de interés comunitario en Navarra, como para los ganaderos.

Muladares

Como segunda herramienta, la norma establece el marco legal para la creación y mantenimiento de muladares. Se trata de lugares acondicionados expresamente para la alimentación de especies necrófagas de interés comunitario, vallados perimetralmente para impedir el acceso de carnívoros oportunistas y minimizar los riesgos sanitarios.

La normativa establecerá que podrán crearse tanto a iniciativa del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, como de las administraciones locales o de iniciativas privadas. En todo caso deberán contar con un Plan de Gestión y con un responsable de su utilización y mantenimiento.

En la actualidad, la alimentación suplementaria de las especies necrófagas de interés comunitario se ha apoyado en la red de Puntos de Alimentación Suplementaria de Aves Necrófagas (PASAN), que cuenta con 10 puntos autorizados en Navarra (Gorramendi, Garralda, Zandueta, Izagaondoa, Lumbier, Sangüesa, Carcastillo, Napal, Zudaire y Zurucuain) y cuatro más en tramitación (Bardenas, Navascués, Roncal y Ochagavía). Todos ellos podrán ser autorizados como muladares.

Especies necrófagas de interés comunitario en Navarra

Las aves necrófagas españolas representan más de la mitad de la población europea. En Navarra, las especies necrófagas de interés comunitario presentes son principalmente cuatro: el buitre leonado que, con una población estimada en 2.700 parejas reproductoras, es la especie más frecuente; el milano real, con una población estimada de 250 parejas reproductoras; el alimoche, que cuenta con 130 parejas reproductoras; y el quebrantahuesos, con una población unicamente de 8 parejas reproductoras.

  Fuente: Gobierno de Navarra