INICIO
 
Bardenas Reales de NavarraComunidad de BardenasParque NaturalReserva de la BiosferaTurismo y ServiciosInformación Activa
 
 

El PORN de Bardenas

El Parque Natural
   

- Porqué de su declaración

 
Zonificación
Otros espacios
de interés
Normativa
       
    Galería de imágenes  
    + Paisaje  
    + Vegetación y flora  
    + Fauna  

 

 
     
 
 
 

OTROS ESPACIOS DE INTERÉS

CABEZOS Y CORTADOS

Constituyen unos elementos paisajísticos de primera magnitud, encontrandose dispersos por toda la Bardena con excepción del Plano y alcanzan su mayor densidad en La Blanca. En La Blanca Alta podríamos destacar los cabezos de Chirimendía, Alto de las Cañas, Punta del Cuervo, Puy Águila y La Gorra y los cortados de Cornialto y La Estroza en el límite con El Plano. Del mismo modo, en la Blanca Baja sobresalen los cabezos de Pisquerra, Angarillones, Rallón, Sanchicorrota, La Junta, Tres Hemanos, Cortinas y Mesalobar y los cortados de La Ralla. En la zona de planas escalonadas de transición entre La Blanca y La Negra, se encuentran los cabezos de Portal, Chimorra, Cabezo Hermoso, La Nasa, Tres Montes, Cabezo Gancho, San Antón y Monte Olivete, mientras que los cortados son más escasos y alcanzan su máximo exponente en el Rincón del Bú y el Balcón de Pilatos. Por último y en la zona sur de la Bardena, cabe destacar los cabezos de El Aguilar y el Fraile, mientras que los mayores cortados existentes están en los bordes de la Plana de La Negra, siendo más importantes los de su parte aragonesa.

Cabezos y cortados son elementos característicos y diferenciadores del paisaje bardenero, incluso son los elementos de referencia para muchas personas que ven en ellos su mayor atractivo. A nivel faunístico, constituyen un biotopo muy utilizado por gran cantidad de especies, entre las que deben destacarse las aves rapaces, que encuentran en ellos adecuados lugares de nidificación, refugio o reposo.

Entre las afecciones a las que cabezos y cortados están expuestos, destacan la escalada y las visitas de turistas que, tanto a pie como en bicicleta o vehículos motorizados, se realizan de forma incontrolada, con impactos ambientales importantes en épocas de nidificación. Otras afecciones están relacionadas con la práctica de la caza en sus inmediaciones, el sobrepastoreo en las laderas y el laboreo agrícola en el mismo borde de la ladera o del cortado.

BARRANCOS

Los barrancos conforman una extensa red de evacuación natural de aguas de escorrentía, por lo que ellos mismos están afectados gravemente por la erosión y constituyen además un elemento de transporte de los materiales erosionados.

Tal y como ocurre en el caso de los cabezos, podemos encontrar barrancos por toda la Bardena, con excepción del Plano. Los parajes de Landazuría y Espartosa son atravesados por el Barranco de Agua Salada, que nace en el desagüe de la Acequia de Navarra. La Blanca Alta contiene varios barrancos importantes, como los de las Cuevas, Bodegas, Morico Judío, del Águila y el del Caldero, que son tributarios del Barranco Grande. Este barranco es el más importante de la Bardena por sus dimensiones y caudal, ya que drena toda la Bardena Blanca. En su límite con Arguedas se le denomina Barranco de las Limas y vierte sus aguas al río Ebro, en término de Tudela. Además del Barranco Grande, la Blanca Baja alberga gran cantidad de barrancos importantes, como el del Vedado, Cortinas, Andarraguía, Valfondo, el del Bú y el de Tripa Azul. Más al sur, en la zona de planas escalonadas de transición con La Negra, destaca el Barranco de Tudela y sus tributarios de la Val de Santa Catalina, de la Tejera, Alfarillo y La Junquilla. Por último, al sur de La Negra hay que destacar los barrancos de Valdenovillas, Torres de Leoz y Modorra.

Los barrancos constituyen otra referencia fundamental del paisaje bardenero y además constituyen auténticos refugios para numerosas especies, albergando gran cantidad de biotopos, desde medios acuáticos con vegetación palustre, hasta espartales, ontinares, romerales, saladares y tamarizales, por lo que la biodiversidad es muy elevada.

Los problemas detectados se relacionan con todos aquellos que incrementan la erosión en sus cauces y márgenes, la destrucción de vegetación y las molestias a la fauna. Destacan por ello la circulación con vehículos motorizados, laboreo agrícola en sus bordes y sobrepastoreo.

En el mismo sentido, se considera conveniente y necesario realizar plantaciones o repoblaciones controladas para luchar contra la erosión, debiéndose hacer principalmente en las cabeceras de los barrancos y con especies propias como la tamariz. Así como cualquier método cuyo objeto sea la lucha contra la erosión, como el correcto diseño de puentes o badenes en los caminos que cruzan los barrancos.

Dado su innegable interés educativo y científico, se permitirán, mediante la conveniente autorización de la administración competente, los usos educativos y actividades relacionadas con la investigación y restauración de restos del patrimonio histórico.

Por el contrario, dada su alta afección, deberán evitarse los circuitos deportivos en cualquiera de sus modalidades, realizados hasta hoy sin control en los lechos de los barrancos.

 
     
  * Declaración de Parque Natural 1999