INICIO
Bardenas Reales de NavarraComunidad de BardenasParque NaturalReserva de la BiosferaTurismo y ServiciosInformación Activa
 
 

El Programa MaB
Red de Reservas de la
Biosfera

 

- ¿Qué es una reserva?
   

- En el mundo

 
   

- En España

 
La Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales
   

- Resumen

 
   

- Situación y dimensiones

 
   

- Uso de la tierra

 
   
Historia
Ganadería y pastos
Agricultura
Usos militares
Usos turísticos
Otros usos
 
   

- Población

 
    - Características físicas  
    - Características biológicas  
    - Función de conservación  
    - Función de desarrollo  
    - Función de apoyo logístico  
    - Usos y actividades  
Bibliografía

 

 
     
 

USO DE LA TIERRA

 
 

Los usos y aprovechamientos de Bardenas Reales son consecuencia de su peculiar organización, cuya configuración se describe previamente.

Ya en las Edades de Bronce y Hierro, Bardenas Reales contaba con asentamientos humanos tal y como lo confirman los abundantes yacimientos arqueológicos que se han encontrado. Tal vez, el clima y las mejores condiciones para el desarrollo de estos poblados en las proximidades de los ríos, hicieron de él un territorio despoblado en el que ninguno de los asentamientos humanos llegaron a consolidarse hasta nuestros días. Pero es evidente que como tal territorio existía, aunque en la actualidad únicamente tengamos por documentación los resultados del estudio arqueológico que se está elaborando en las Bardenas.

Lo que cabe destacar de este territorio es que perteneció al imperio romano y con posterioridad estuvo sujeto a la invasión de los pueblos bárbaros, que pusieron fin a la invasión romana. Ya con la ocupación de los árabes, la Bardena, sin duda, fue un límite o frontera de éstos hacia el Norte. Pero lo que sin duda configuró y determinó a las Bardenas como Reales, sería el hecho bélico de la Reconquista.

Con la formación, en el siglo IX-X del Reino de Navarra, poco a poco y desde el Norte, se efectuó una paulatina presión sobre el Valle del Ebro; por un lado para defender al territorio propio y, más tarde para llevar a cabo la operación de reconquista. Las Bardenas supondrán una zona de frontera entre Navarra y los árabes. Evidentemente, al estar situada la Monarquía Navarra en el Norte, el primer apoyo que reciben los monarcas navarros será el de los hombres del Norte, los montañeses, en especial de los Valles del Roncal y Salazar, de ahí que serán a estos a quienes se les concedan los derechos de uso sobre las Bardenas Reales.

Así la concesión de privilegios se inicia con la prestada por el Rey al Valle del Roncal hacia el año 882, como contraprestación por la colaboración en lucha contra los musulmanes. Por lo tanto, podemos comprobar cómo para esa fecha ya existían las Bardenas como unidad geográfica determinada, ya que el hecho de que los monarcas concediesen derechos de disfrute sobre este territorio, deja claro que existía como tal. Igualmente, se puede comprobar cómo en los mapas y gráficos de la época este territorio estaba perfectamente identificado, figurando como patrimonio del Rey mediante derecho de conquista.

Al Valle del Roncal le seguirán otros pueblos y comunidades, bien como pago a la ayuda, bien como fórmula para consolidar los pueblos conquistados o repoblación de la zona sur del nuevo Reino de Navarra. Los derechos de los pueblos congozantes en esta primera época eran distintos ; así unos tenían derecho a pastar solamente y otros tenían también los de roturar y hacer leña. El primer documento sobre estos derechos es el concedido por el Rey D. Sancho García en Enero del año 882 al Valle del Roncal , reconociéndoles el derecho de herbajear y hacer corrales y cabañas. Podemos resumir esta disparidad de títulos originarios en cuanto a su concesión real en cuatro motivos principalmente:

A) Atraer habitantes a los pueblos conquistados a los moros

PUEBLO
REY
AÑO
ARGUEDAS
D. SANCHO Y D. RAMIRO
1.092
TUDELA
ALFONSO EL BATALLADOR
1.117
VALTIERRA
ALFONSO EL BATALLADOR
1.117

B) Remuneración de servicios prestados:

PUEBLO
REY
AÑO
VALLE DE RONCAL
SANCHO GARCÍA
882
CAPARROSO
Dª LEONOR
1.472
VALLE DE SALAZAR
D. JUAN Y Dª CATALINA
1.504

C) Ratificación por privilegios de reyes o sus representantes de antiguas costumbres:

PUEBLO
REY
AÑO
CARCASTILLO
PRINCIPE DE VIANA
1.443
VILLAFRANCA
PRINCIPE DE VIANA
1.443
Mº DE LA OLIVA
Declaración de CARCASTILLO
1.443
MÉLIDA
Concesión de D. FRANCISCO ROBRA
1.498
BUÑUEL
CONFIRMACIÓN POR SENTENCIA
1.541
CABANILLAS
CONFIRMACIÓN POR SENTENCIA
1.541

D) Contrapartida a donaciones económicas hechas a la corona, con motivo de los gastos de la misma.

PUEBLO
REY
AÑO
CORELLA
CONCESIÓN FELIPE IV
1.630
MILAGRO
CONCESIÓN FELIPE IV
1.650
SANTACARA
REAL DESPACHO DE FELIPE IV
1.664
FUSTIÑANA
REAL DESPACHO DE FELIPE IV
1.664
CORTES
REAL DESPACHO DE FELIPE IV
1.664
MARCILLA
REAL DESPACHO DE FELIPE IV
1.665
PERALTA
REAL DESPACHO DE CARLOS II
1.693
FUNES
REAL DESPACHO DE CARLOS II
1.693
FALCES
PRIVILEGIO DE CARLOS II
1.693

En resumen, las entidades congozantes son veintidós: Tudela, Arquedas, Valtierra, Caldreita, Valle del Roncal, Valle de Salazar, Caparroso, Carcastillo, Buñuel, Cabanillas, Mélida, Villafranca, Monasterio de la Oliva, Corella, Milagro, Fustiñana, Santacara, Cortes, Marcilla, Peralta, Funes y Falces.

La Junta del Valle del Roncal la forman los municipios del mismo, que son Isaba, Roncal, Uztarroz, Burgui, Vidángoz, Garde y Urzainqui.

La Junta del Valle de Salazar la forman los municipios del mismo, que son Ochagavía, Oronz, Ezcároz, Sarriés, Güesa, Gallués, Jaurrieta, Esparza de Salazar e Izalzu.

En definitiva, en esta primera época, nos encontramos a unas Bardenas Reales como propiedad del Rey. En ellas disfrutan los pueblos y comunidades que han obtenido privilegios, no de forma gratuita y aunque los reyes establecen rentas periódicas y dichos disfrutes eran ampliables a terceros. Además los títulos y reconocimientos eran individuales y su contenido no era para todos de igual calado e importancia.

Con la incorporación de Navarra al Reino de Castilla, esta situación de aprovechamientos no sufrió cambios. Únicamente las Bardenas pasaron de ser patrimonio del Rey de Navarra al de Castilla. En definitiva, no se evidenció ningún cambio en el régimen de usos y disfrutes de las Bardenas Reales, manteniéndose su función recaudadora para el Rey y, como propiedad Real, se secundaban nuevas concesiones a pueblos y villas como contraprestación a ayudas económicas, tal es el caso de Corella (en el año 1.630), Fustiñana (1.664), Santacara (1.664), Cortes (1.664), Milagro (1.650), Marcilla (1.665), o incluso los pueblos y comunidades ya con derechos abonaron diversas cantidades en el año 1.664 para confirmar sus derechos o ampliarlos.

A estos les siguieron Peralta, Funes y Falces, que en el año 1.693 obtuvieron sus derechos previo pago de cantidades al Rey Carlos II.

Con todo lo comentado, se comprueba históricamente como ya, en el siglo XVIII, un elevado número de pueblos tienen derechos diversos sobre este territorio, que se ostentaban mediante títulos o reconocimientos individuales.

En este siglo XVIII, con la muerte del Rey Carlos II de Austria, sin descendencia, se desencadena la Guerra de sucesión entre los Austrias y los Borbones, siendo estos los vencedores; pero al igual que los Austrias, precisaban de medios económicos para atender a sus gastos de guerra. Ante esta necesidad económica, las veintidós entidades que hasta esa fecha tenían privilegios sobre las Bardenas Reales se dirigen al Virrey, presentando y ofreciendo la cantidad de nueve mil pesos en contraprestación a la cesión del goce a perpetuidad y en exclusiva.

Finalmente, serían doce mil reales de ocho la cantidad abonada por los congozantes a cambio de la cesión que el Rey Felipe V concedió mediante Real Cédula de 14 de abril de 1.705, señalando en dicha Cédula que, la concesión del goce de las referidas Bardenas Reales es a perpetuo, sin posibilidad de concederse a otras personas y sin que se puedan dar en adelante pagos o rentas por tal goce

Administrativamente no es un valle, ni un municipio –ni su término pertenece a ninguno en particular, ni una facería, ni tampoco –como en el caso de Urbasa y Andía- un comunal de todos los navarros. Es una comunidad de la que forman parte algunos de los pueblos de alrededor, varios más alejados, un monasterio y dos valles pirenaicos, que fueron los que por concesiones reales a los mismos convirtieron a la Bardena en un territorio de aprovechamientos múltiples. Muchos de ellos, considerados menores, tuvieron no obstante gran importancia en su momento. Entre éstos cabe citar los referentes a la caza, a la extracción de leña y al carboneo, a la recogida de resina para la fabricación de pez con la que impermeabilizar recipientes, a la recolección del esparto y muérdago o visco para fabricar liga o pegamento y a la obtención del yeso, piedra y cal. sin embargo, los principales aprovechamientos han sido y son el pastoreo y la agricultura.

La ganadería y el aprovechamiento de los pastos

Históricamente la ganadería ha sido el principal aprovechamiento bardenero, llegando a concentrarse en las Bardenas hasta 300.000 ovejas de las cuales la mitad procedían de los Pirineos.

Actualmente, esta cifra se ha reducido a menos de 90.000 y los valles pirenaicos solo aportan una cuarta parte. Pese a que la agricultura ha ido sustituyendo a la actividad ganadera, los pastores aún disfrutan de una época que comienza el 17 de septiembre, momento en el que aún se puede presenciar el espectáculo de la entrada de los rebaños en el Plano de la Bardenas y termina el 1 de julio, para explotar los pastos de Bardenas,

Pastores y miles de cabezas de ganado aguardan la salida del sol, el 18 de septiembre, momento en el que, puntualmente, el Cabo de Guardas descarga un tiro de carabina como señal de que la entrada está permitida. A partir de ese momento, los rebaños, se despliegan a lo largo del paraje estepario, tras la correspondiente comprobación de papeles.

Los rebaños de los pueblos pirenaicos se desplazaban hacia los territorios más cálidos del sur de Navarra en la Bardena, cuando las condiciones climáticas eran adversas en sus lugares de origen. Asimismo hacían los ganaderos del sur con sus ovejas cuando en épocas estivales comenzaban a escasear los pastos y el agua, eligiendo los valles pirenaicos donde abundaba el pasto.

Para poder ejercer esta actividad, la costumbre fue creando rutas ganaderas que enlazaban los valles pirenaicos y las Bardenas. Del mismo modo se crearon otras por las que los pueblos riberos accedían a las Bardenas e incluso desde aquí a los pastos veraniegos de las sierras de Urbasa y Andía. Son las cañadas, traviesas, pasadas y ramales, que en Navarra constituían una red tupida de comunicaciones de más de 2.000 kilómetros, que todavía se conserva viva en los territorios bardeneros.

El traslado lógicamente se prolongaba durante varias jornadas en las que el rebaño avanzaba poco a poco, pastando sobre el territorio. Por ello hubo que dotar a las cañadas de anchura suficiente para que el ganado pudiese pastar sin entrar en los montes y heredades del camino. Actualmente la trashumancia es una práctica residual, pero que aún tiene importancia en los valles de Roncal y Salazar, ambos congozantes de las Bardenas.

En la actualidad, la transhumancia, ha dado paso al transporte en camiones, pero el ciclo anual de cambiar de hábitat se repite cada septiembre.

• La agricultura

Durante bastantes siglos las Bardenas Reales han sido un lugar de pastoreo en el que las concesiones reales permitían otros aprovechamientos ya citados, pero entre los que apenas se contemplaba la posibilidad de roturar y cultivar. El derecho a sembrar, como uno de los aprovechamientos de la Bardena, no se menciona expresamente hasta el privilegio de 1705, de Felipe V. Y no entra a formar parte de las Ordenanzas hasta 1849.
La agricultura no comenzó a adquirir importancia hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando se empezaron a roturar tierras concierta intensidad. En 1888 las tierras de labor bardeneras apenas llegaban a 3.232 hectáreas y en 1900 eran 4.168.

La época que marca un punto de inflexión en el aprovechamiento agrícola de las Bardenas tiene lugar en los primeros decenios del siglo XX, cuando los habitantes de los municipios congozantes próximos a Bardenas procedieron a roturar terrenos yermos para aumentar así sus campos de cultivo.

Los terrenos así ocupados tenían que ser cultivados enseguida para adquirir derecho preferente sobre ellos, derecho que se perdía cuando el “albar” ocupado dejase de cultivarse durante tres eneros consecutivos. Pronto se establecieron también límites a la extensión de terrenos cultivados que se podían poseer por familia, y se fijó un máximo de 800 robadas. En la actualidad son de 750 ha por cada usuario mayor de edad hombre o mujer.

El número de hectáreas cultivadas en 1920 era de 12.464, en 1940 de 15.836 y en 1950 de 20.000 aproximadamente, casi el 47 por ciento del total del área de Bardenas. Hoy en día esta cifra ha llegado al 52.5 por ciento (21.986 hectáreas).

Como es lógico, en este árido territorio los cultivos a los que nos estamos refiriendo son de secano aplicando el sistema de año y vez.

En la actualidad existe una pequeña porción de cultivos de regadío de maíz, alfalfa y hortalizas cuyas aguas proceden de la Acequia de Navarra, de la Acequia de Cinco Villas y del Canal de Tauste.

Usos militares

Incluido en el territorio de Bardenas Reales, en el centro de la depresión de “La Blanca”, se halla situado un Polígono de Tiro que es aprovechado por el ministerio de Defensa, que ocupa una superficie de 2.244 hectáreas, de forma rectangular.

Este uso tiene su origen en el documento de cesión en arrendamiento celebrado entre el Ejército del Aire –hoy Ministerio de Defensa- y la Comunidad de Bardenas, mediante escritura pública otorgada el día nueve de junio de 1951, ante notario, con una temporalidad de uso de 25 años prorrogables a otros veinticinco, a voluntad del Ministerio de Defensa. Dicha prórroga se llevó a la práctica, con lo que la finalización del mencionado convenio, por expiración del tiempo convenido, se producirá el día nueve de junio del año 2.001.

La exclusividad del uso militar ha motivado un desarrollo natural de vegetación y fauna esteparias en esta zona, al haber sido preservada de otros usos.

Esta área se encuentra fuera de la gestión de la Reserva de la Biosfera Propuesta.

• Usos turísticos

La Bardena ha sido desconocida hasta hace poco tiempo, pero las recientes publicaciones, películas y reportajes realizados han hecho que numerosas personas de resto de Navarra, otras comunidades e incluso de países cercanos quieran conocer este territorio tan particular. En un principio, la mayoría de las visitas eran de carácter aventurero con coches y motos todo terreno. A comienzos de los noventa, coincidiendo con el boom de las bicicletas de montaña, la Bardena se convirtió en un territorio ideal para la práctica de ese deporte por su fácil acceso, poco tránsito, escaso riesgo y buen clima.

Hasta la fecha no ha existido una regulación del turismo en Bardenas, y tampoco se han hecho estudios detallados, aunque sí algunas encuestas.

• Otros usos

- Extracción de cal y yeso

- Extracción de leña

- Extracción de piedra

- Apicultura

Es un uso tradicional que antaño se realizaba en muchos parajes en los que la vegetación natural, por su cobertura, permitía el desarrollo de esta actividad, como la Nasa, la Negra, zonas de la Blanca y cercanía del barranco de Tudela. Incluso se llegaban a construir abejeras, que eran edificios similares a las cabañas y que hoy están en ruinas. En la actualidad el uso ha decaído y se limita a unas pocas instalaciones no permanentes de colmenas cerca de los mejores romerales, que requieren la autorización de la Comisión Permanente.

- Extracción de estiércol.

- Investigación.