INICIO
Bardenas Reales de NavarraComunidad de BardenasParque NaturalReserva de la BiosferaTurismo y ServiciosInformación Activa
 
 

El Programa MaB
   

- ¿Qué es MaB?

Red de Reservas de la
Biosfera

 

- ¿Qué es una reserva?
   

- En el mundo

 
   

- En España

 
La Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales
   

- Resumen

 
   

- Situación y dimensiones

 
   

- Uso de la tierra

 
   

- Población

 
    - Características físicas  
    - Características biológicas  
    - Función de conservación  
    - Función de desarrollo  
    - Función de apoyo logístico  
    - Usos y actividades  
Bibliografía

 

 
     
 
POBLACIÓN
 
 

Comunidades locales que viven en la Reserva de Biosfera:

En las Bardenas Reales no existe ningún asentamiento humano, la presencia humana en la Bardena se limita al aprovechamiento de los recursos naturales por parte de los pueblos congozantes en forma de cosecha agrícola, alimento para el ganado, caza, pesca, el turismo, extracción de leñas en terrenos no vedados, extracción de piedra, la apicultura y la extracción de estiércol.

En la actualidad tienen derecho de congoce de las Bardenas Reales los vecinos de 11 municipios de la Ribera Alta (Cadreita, Caparroso, Carcastillo, Falces, Funes, Marcilla, Mélida, Milagro, Peralta, Santa Cara y Villafranca), 8 municipios de la Ribera Tudelana (Arguedas, Buñuel, Cabanillas, Corella , Cortes, Fustiñana, Tudela y Valtierra), los 7 municipios de la Junta del Valle del Roncal (Burgui, Garde, Isaba, Roncal, Urzainqui, Uztarroz y Vidangoz), los 9 municipios de la Junta Valle de Salazar (Esparza, Escaroz, Gallues, Güesa, Izalzu, Jaurrieta, Ochagavia, Oronz y Sarries) y el Monasterio de la Oliva.

De todos ellos, únicamente el Valle de Salazar y Valle del Roncal se encuentran alejados de las Bardenas Reales, en el Pirineo. El conjunto de la población congozante se asienta sobre un total de 55 núcleos de población, ahora bien, la dispersión de la población en los asentamientos sólo tiene cierta relevancia en el Valle de Salazar que dispone de 22 núcleos de población en los 9 municipios que pertenecen al mismo.

La práctica totalidad de la población con derechos de congozo sobre Bardenas Reales está asentada sobre un conjunto de núcleos de tamaño medio, en su mayor parte de carácter semiurbano, autosuficientes, aún cuando la actividad económica que en muchos de ellos se desarrolla está estrechamente ligada al sector primario, y muy próximos al territorio sobre el que tienen derecho. Sólo un 5% de la población ocupa asentamientos de un marcado carácter rural, de reducido tamaño y alejados de las Bardenas, concentrados en los Valles de Roncal y Salazar.

Las Entidades congozantes están en plenitud de goce de todos los aprovechamientos que sean susceptibles de realizarse en el territorio de Bardenas Reales. Cada uno de los veintidós partícipes congozantes ostentan el mismo derecho de aprovechamiento de los recursos naturales de las Bardenas Reales dentro de la Comunidad, siendo la agricultura en la actualidad el primer uso en orden de importancia en la Bardena. El cultivo principal de secano es la Cebada, y de regadío el Maíz.

Esta vocación eminentemente agrícola es reciente, ya que inicialmente el aprovechamiento principal que se realizaba era el ganadero, surgiendo más tarde un conflicto entre ganaderos y agricultores cuando la agricultura comenzó a ganar terreno a la ganadería. Las ordenanzas de 1.935 regulan el aprovechamiento agrícola, lo consolidan, e incluyen una importante novedad tras el conflicto surgido, al posibilitar la transmisión de los derechos de los agricultores sobre el setenta y cinco por ciento de la tierra a sus herederos. En 1.961 vuelven a reformarse las ordenanzas, introduciéndose restricciones para el pastoreo en viña y remolacha, admitiéndose la posibilidad de uso de corrales y cabañas por cualquier usuario, y se limita el derecho de cultivo a los vecinos cabeza de familia hasta el 1985 y posteriormente a todo vecino mayor de edad hombre o mujer.

La Bardena supone en la actualidad un notable aumento de la superficie agrícola disponible para los pueblos congozantes, siendo más importantes los cultivos de secano dado el clima existente en la zona. Este cultivo supone en los pueblos congozantes una superficie total de 44.364 ha, y aumentándose con la Bardena en 20.526 ha, lo cual supone un incremento de tierra de secano del 46%. Sin embargo, la importancia del regadío es mucho menor, ya que los pueblos disponen de 41.481 ha y la Bardena aporta 1.460 ha, menos del 4%.

Los cultivos de secano tienen gran importancia económica, llegando a alcanzar el precio de la cebada 21 pta/Kg. Con estas consideraciones, resulta que el valor bruto de la cosecha total en el secano bardenero, alcanzaría la cifra de 365.213.840 pta.

Procediendo de igual manera con el regadío, suponiendo que toda su superficie se cultivara con maiz, dado que la comarca cuenta con un rendimiento de 6.500 Kg/ha y un precio de 25 pta/Kg, la cosecha total tendría un valor bruto de 237.302.000 pta.

Por todo ello, y sin tener en cuenta la escasa superficie dedicada a otros cultivos, la producción agrícola anual de la Bardena puede estimarse en unos valores brutos aproximados de 602.515.840 pta, con una media de 344.689 pta para cada uno de los 1.748 agricultores de la Bardena. No todos los pueblos congozantes disfrutan de forma similar la superficie agrícola, hay siete municipios que agrupan más del 80% de los agricultores de Bardenas y casi el 90% de la superficie de cultivo, siendo estos pueblos los siguientes, ordenados de mayor a menor número de agricultores en ellos: Arguedas, Fustiñana, Mélida, Carcastillo, Cabanillas, Caparroso y Valtierra. Esta circunstancia se debe en gran medida a la cercanía de estos pueblos a la Bardena, exceptuando el caso de pueblos como Buñuel, Santacara, Villafranca, Cadreita y Cortes, que poseen superficies de cultivo menores, y se encuentran más próximos a la Bardena que pueblos más cultivadores. La escasa superficie agrícola que poseen aquellos, fue debida con toda probabilidad, a la barrera física que suponía el río Ebro para los dos primeros y el Aragón para el tercero.

El caso de Villafranca es diferente, ya que, aunque sus agricultores fueron pioneros en el cultivo de la Bardena, se centraron en la explotación de regadíos, cultivando en la actualidad el 20% del regadío bardenero. El escaso disfrute agrícola del resto de los municipios congozantes, habrá sido motivado por la propia lejanía a la Bardena, dado que la roturación más importante se realizó básicamente con caballerías.

El aprovechamiento ganadero se realiza con ganado ovino principalmente, vacuno y caprino. La ganadería resulta asimismo de vital importancia en la Bardena, suponiendo el censo ganadero a lo largo del año en la Bardena de 38.259 ovejas, que se traduce en un beneficio de 233.754.360 pesetas al año. No existe presencia del ganado en los meses de Julio, Agosto y la primera quincena de Septiembre, dado que el pasto, ya seco, proporciona escaso valor nutritivo al ganado. Durante esta época se alimenta con piensos y cereales, tendiendo a estabilizarse la cabaña ganadera y perdiendo el carácter trashumante de épocas pasadas. De esta manera el ganado en la actualidad se reparte más homogéneamente entre valles y riberas, limitando sus desplazamientos. El beneficio medio por oveja y año obtenido en la Bardena es de 6.138 pesetas, frente a las 5.559 pesetas obtenidas en Navarra, lo que convierte a las Bardenas en un recurso alimenticio importante para el ganado. La mayor carga ganadera se produce al principio de la temporada, entre Septiembre y Noviembre, épocas en que las Bardenas se encuentran en su mejor momento pascícola, y los rastrojos procedentes de la última cosecha están casi intactos.

El mayor número de cabezas de ganado que se introducen en la Bardena procede del Valle del Roncal, siguiendo a este municipio en número de cabezas de ganado se encuentran Valtierra, Valle de Salazar, Cabanillas y Carcastillo como los pueblos más ganaderos. Únicamente Corella y Monasterio Oliva no introducen cabezas de ganado en la Bardena.

En cuanto al aprovechamiento cinegético en la Bardena, siempre ha existido, aportando la venta de conejos cobrados en la Bardena un complemento a las rentas de familias necesitadas. Sin embargo, a partir de los años sesenta, la actividad cinegética deja de ser una necesidad para convertirse en una actividad más de ocio y deporte, constituyéndose en 1.971 el coto de caza NA- 10.042 en la totalidad del territorio bardenero. Se limita de esta manera la actividad cinegética a los congozantes, que no disminuyó en absoluto el interés de estos pueblos por la actividad cinegética, llegándose incluso a una sobreexplotacion del recurso cinegético y una fuerte disminución del conejo. En la actualidad el número de tarjetas de caza se ha estabilizado en torno a las ochocientas, lo que supone unos ingresos anuales de entre 4,5 y 5 millones de pesetas para la Comunidad de Bardenas. La práctica cinegética en la Bardena presenta tres modalidades claramente diferenciadas :

- Caza tradicional con escopeta y perro, que podemos denominar “al salto” es la más utilizada, afectando a la totalidad de las especies cinegéticas de la Bardena: perdiz, liebre, conejo, jabalí, zorro, paloma, malviz y acuáticas. Se desarrolla en todo el territorio, con excepción de las reservas de caza y las zonas de caza con galgo.

- Caza de liebre con galgo, sin escopeta. En 1996 comenzó a regularse de forma específica, reservándose dos zonas, que son la parte occidental de la Bardena, con 1.050 ha y el Raso de Javielo, con 675 ha dada la afición de estos pueblos a esta modalidad de caza, atractiva y menos impactante sobre las especies.

- Batidas organizadas de jabalí y zorro. Se lleva a cabo en los pinares de las Caídas de la Negra, incluidos en la Reserva Natural.

La pesca no se puede considerar como un uso tradicional en Bardenas, ya que hasta 1995 esta actividad se realizó de forma puntual y por iniciativa individual de algunas personas. Actualmente la pesca está regulada en el Embalse del Ferial ubicado en la zona norte y occidental de la Bardena ofreciendo la mejor oferta en materia de pesca, donde se ha realizado además la introducción de especies autóctonas.

La Bardena era desconocida hasta hace poco tiempo, pero en la actualidad son muchas las personas que la visitan. La afluencia llega a ser masiva en primavera, creando problemas en el medio natural y los usos tradicionales por la invasión de tierras cultivadas y molestias a los rebaños. Se realizan también visitas guiadas al Monasterio de la Oliva que despierta gran interés en la Comunidad católica representada por la gran mayoría de los pueblos de España, y en concreto de Navarra dado que participó plenamente en la operación de reconquista .

No se han realizado aún estudios detallados del turismo, por no existir una regulación del mismo en las Bardenas. Sin embargo, se conocen los datos ofrecidos por la oficina de turismo de Tudela que muestran que el 61% de los visitantes repiten sus visitas a la Ribera de Navarra, el 33% de los turistas visitan Tudela y la Ribera por su arte e historia, y un 20% por los parajes naturales.

Los aprovechamientos maderables son inexistentes y la extracción de leña esta regulada por las ordenanzas de Bardenas, que permite la extracción de leñas en terrenos no vedados, y que prohíbe el arranque de pinos, sabinas y sisallo. En 1991 se prohibió la corta de otros árboles y arbustos: tamariz (Tamarix sp.), escambrón (Rhamnus lycioides), enebro (Juniperus oxycedrus), coscoja (Quercus coccifera), carrasca (Quercus rotundifolia) y boj (Buxus sempervirens). Pese a la prohibición, se conocen arranques de tamarices en los barrancos, que deberían ser evitados, dada la escasa cobertura vegetal de Bardenas. También se realiza recolección de frutos y semillas por parte de viveristas, y la de plantas aromáticas y medicinales con fines que trascienden el uso particular. El valor de los terrenos forestales de Bardenas reside en su capacidad para albergar las actividades ganaderas tradicionales adecuadamente reguladas y su flora, vegetación, fauna y paisaje.

También existen actividades recreativas realizadas por los pueblos congozantes que afectan a la Bardena, como son:

- Concentraciones masivas de carácter puntual como es la entrada del ganado a los pastos bardeneros en el paraje de El Paso el día 18 de Septiembre, con gran afluencia de público procedente en su mayoría de los pueblos congozantes. El público permanece en el lugar un máximo de tres o cuatro horas. Ocasionalmente se instalan en el lugar puntos de venta de artículos relacionados con el mundo ganadero. Por otra parte, en marzo se desarrolla la peregrinación a Javier, tanto a través del Plano como por la Cañada Real de los Roncaleses. La mayoría del tránsito se realiza a pié y en grupos de personas procedentes de la Ribera, con vehículos de asistencia. En los últimos años se ha producido un aumento de personas a caballo o incluso en bicicleta. Para facilitar la travesía por el Plano, se ha decidido instalar una pequeña carpa en la cabaña de García.

Estas actividades no parecen influir negativamente en la Bardena.

- La acampada se realiza principalmente en la Blanca Baja: Castildetierra, Cabaña de Aguirre, Pisquerra, Sanchicorrota, Ralla y Rallón, en primavera y otoño . También se acampa en el vedado de Eguaras. La mayoría de personas que realizan esta actividad son extranjeros, básicamente franceses, seguidos en orden de importancia por habitantes de otras comunidades autónomas y por último ciudadanos navarros. La acampada libre no está permitida en la Bardena, sin embargo esta se produce con el consecuente impacto negativo en el medio.

- Apicultura, que se limita en la actualidad a unas pocas instalaciones no permanentes de colmenas cerca de los mejores romerales, que requieren autorización de la Comisión Permanente.

- Extracción de estiércol, considerado en las ordenanzas como un bien de la Comunidad y no del ganadero, siendo este aprovechamiento común para todos los congozantes, con las únicas limitaciones de llegar el primero, con cualquier clase de caballería o vehículo y pudiendo recogerse en los seis primeros días hábiles de cada mes. No se permite el depósito del estiércol en ningún punto, ni extraer el producto a pueblos ajenos a la Comunidad.



Nombre(s) de la(s) principal(es) ciudad(es) más próxima(s):

Congozantes:

- Pertenecientes a la Comunidad de Bardenas: Tudela, Mélida, Carcastillo, Caparroso, Marcilla, Villafranca, Valtierra, Arguedas, Fustiñana, Buñuel, Cortes, Santacara y Cadreita.

No congozantes:

- Pertenecientes a la Comunidad Foral de Navarra: Rada y Ribaforada.
- Pertenecientes a la Comunidad Autónoma de Aragón: Tauste, El Sabinar, Valareña, Pinsoro, Sabada y Novillas.

Importancia cultural:

Los valores culturales de las Bardenas son muy ricos, y motivan el cada vez más creciente turismo. Estos valores se centran en su Patrimonio Histórico, Patrimonio Etnográfico y Patrimonio Paleontológico. En su Patrimonio Histórico podemos distinguir dos categorías: enclaves singulares y áreas de protección.

Los enclaves singulares son los puntos de mayor importancia patrimonial y que se hallan mejor documentados. En estos lugares se debe centrar la actividad de protección, conocimiento y difusión. Las áreas de protección son áreas de concentración de testimonios no suficientemente contrastados, y en las que es probable la aparición de nuevos restos. Deberán regularse las posibles obras que se realicen en ellas.

El Patrimonio Arqueológico de las Bardenas es muy rico, en la actualidad se tienen controlados un total de doscientos sesenta y siete yacimientos gracias a los trabajos de prospección intensiva realizados en este territorio. Los diferentes restos que se pueden encontrar en las Bardenas y que representan su valor cultural son los siguientes: conjuntos líticos de superficie, del Eneolítico-Calcolítico (IV-III milenio a. C.); lugares de habitación y enterramiento de la Edad de Bronce (II milenio a. C.); poblados de la Edad de Hierro I y II (I milenio a. C.); asentamientos rurales romanos (s. I-IV d. C.); y castillos medievales (s. XIII-XVI d. C.).

Estas evidencias se pueden agrupar en las referidas categorías:

- Enclaves singulares.
Comprende los ocho yacimientos arqueológicos de mayor importancia. Algunos de ellos han sido ya objeto de excavaciones.

Escalerón. Asentamiento rural romano altoimperial (s. II d. C.) con estructuras de habitación bien definidas.

Cantalar I. Torre romana de vigilancia (s. I-II d. C.) posteriormente ocupada como lugar de habitación (s. IV d. C.).

Puy Aguila I y IV. Poblados del Bronce Medio (s. XVI-XIV a. C.) con estructuras domésticas bien conservadas.

Castillo de Sanchicorrota. Castillo de frontera (s. XIII d. C.9 del que se advierten parte de la muralla y el aljibe, así como restos de la Edad del Bronce.

Castillo de la Estaca. Enclave estratégico y fortificación fronteriza medieval (s. XIII-XIV d. C.) con restos de la torre y la muralla.

Tres Montes. Sepulcro de inhumación colectiva con cámara semirupestre y corredor megalítico, fechado entre los s. s. XXIV y XXI a. C.

Monte Aguilar I y II. Poblados de la Edad del Bronce con una dilatada secuencia (s. XVII-XIII a. C.) y especial riqueza arqueológica. Monte Aguilar I también tuvo castillo medieval con torreón y muralla (s. XIII-XVI d. C.).

Castillo de Sancho Abarca. Localizado en el cerro del Fraile. Fortaleza fronteriza con muralla perimetral, torre y aljibe (s. XIII-XVI d. C.).

Además de estos ocho puntos, por su importancia y cercanía, aunque fuera de la zona de estudio ya que se encuentra en el Vedado de Eguaras, destacamos el Castillo de Peñaflor, que es la fortaleza medieval (s. XIII-XVI d. C.) en la que mejor han perdurado las distintas dependencias: torre, aljibe, varias líneas de muralla, etc.

- Áreas de protección.
Son áreas de especial densidad de yacimientos arqueológicos, documentados por prospección, en las que es previsible la aparición de nuevos restos en caso de realizarse nuevas excavaciones.

El Paso. Cinco yacimientos arqueológicos fechados en la Edad del Bronce y época romana.

Blanca Alta Occidental. Diecinueve yacimientos cuya cronología comprende la Edad del Bronce, Edad del Hierro I y II y época romana, englobando pequeños asentamientos temporales y poblados protohistóricos, así como granjas romanas

Meseta de las Limas. Diez yacimientos datados en la Edad del Bronce y época romana, ocupando una estratégica posición.

Zapata. Son nueve yacimientos correspondientes a la Edad del Bronce, Edad del Hierro II y en su mayoría de época romana. Estos últimos presentan en varios casos hornos.

Balcón de Pilatos. Cinco asentamientos de época romana con estructuras visibles en superficie.

Plana de Alfarillo. Ocho yacimientos atribuíbles a la Edad del Bronce, y uno a la etapa romana, con especial densidad de asentamientos en torno a la Punta de Olmo.

Abejar-Valdenovillas. Siete yacimientos fechados en la Edad del bronce, con importantes ajuares cerámicos (campaniforme).

Modorra-Linoso. Concentración de dieciséis asentamientos situados junto a la vega del Ebro. Engloba yacimientos temporales y estables de la Edad del Bronce, poblados y necrópolis de la Edad del Hierro y núcleos rurales romanos.


Dentro del Patrimonio Etnográfico se cuentan muebles e inmuebles, conocimientos y actividades más relevantes como son los relativos al pastoreo estacional y a determinadas actividades de transformación (hornos). Atendiendo a esto se definen como elementos más relevantes:

- La red de vías pecuarias: cañadas, traviesas, ramales y pasadas.

- Las diferentes estructuras relacionadas con la explotación ganadera tradicional (majadas, corrales, “cuevas”, etc.) en la zona de Los Corralicos.

- Barranco del Horno de la Pez. Con presencia de dos zonas en las que se hallan hornos múltiples en buen estado de conservación.

La información disponible del Patrimonio Paleontológico es muy parcial, remontándose los primeros datos al año 1.994, por lo tanto este Patrimonio está sujeto a nuevos hallazgos. La mayor parte del contenido paleontológico de los niveles fosilíferos documentados consiste en microrrestos, correspondientes a vertebrados de pequeño tamaño, si bien no faltan los macrofósiles: anfibios, anuros y urodelos, reptiles escamosos, cocodrilos y tortugas, aves charadriiformes y mamíferos insectívoros, roedores, lagomorfos, artiodáctilos y perisodáctilos. Destacan sobre todo los fósiles de cocodrilos, por ser el material más completo conocido hasta la fecha en el Mioceno peninsular. Todos ellos se inscriben dentro de la formación Tudela y se fechan en el Mioceno Inferior (Rambliense).

Los restos se han reconocido hasta la fecha en las siguientes zonas: Cabezo de la Junta, Loma de la Madera, La Nasa, Rincón del Bu, Cabezo Vaquero, Barranco de Tudela y Barranco del Fraile.

La Comunidad o Junta de Bardenas tiene también una importancia política y jurídica por su singularidad y antigüedad. Su existencia como ente de Derecho Público con personalidad, es muy anterior a la Disposición del Fuero Nuevo que la reconoce en su Ley 43. Lo característico de esta persona jurídica, es que su existencia viene determinada históricamente por la necesidad de defensa y administración de unos bienes, y como fórmula de soporte de la titularidad que ostentan los veintidós Entes congozantes. La existencia de esta Comunidad depende de la existencia de la Bardena, por lo que conservando ésta, se mantienen unos usos y costumbres tradicionales que forman parte de la cultura de estos pueblos.